Este verano, ¡no te dejes la piel! Consejos para preparar la piel para el verano

Vida saludable

14 Abr, 2021

Piel tersa y luminosa, bronceado dorado y resplandeciente y… ¡ni un gramo de grasa! Así nos gustaría lucir a todos y a todas este verano. Y así lograrás estar con nuestra ayuda, no te quepa duda.

Que levanten la mano los que se pongan nerviosos con la llegada del buen tiempo. Uff… ¡Cuántas manos levantadas! Lo suponíamos. Rara es la persona que no se ataca un poco de los nervios en primavera. Las razones son diversas. Empezamos a quitarnos ropa y nos vemos la piel blanca como la leche. Queremos lucir piernas, pero nos da una pereza terrible la depilación. Vemos la ropa de verano en los escaparates y pensamos que ¡de acuerdo!, pero antes tenemos que bajar unos kilos. Más de uno y una desearán volver al invierno y al abrigo para taparse. Pero no es para tanto. El vello superfluo, la piel cetrina y seca, los kilos de más y hasta la celulitis tienen soluciones sencillas y eficaces. A continuación os contamos una serie de consejos para preparar piel y figura para el verano. Tú solo tienes que elegir los que más te gusten. 

La piel, siempre muy limpia y bien hidratada, antes de depilarse

La depilación es una opción, no una obligación. Pero la evidencia es que un 89% de las mujeres españolas con edades comprendidas entre los 15 y los 65 años se depilan y los hombres cada vez más, aunque no haya estadísticas de cuántos. Hoy en día, existen tantos métodos de depilación que cada uno puede escoger entre la opción que más le satisfaga. Lo que pocas personas tienen en cuenta, salvo las que cuidan su piel a diario, es preparar la piel unos días antes de depilarse. Y claro, el resultado son descamaciones, irritaciones, dermatitis e, incluso, quemaduras.

Si te has abandonado un poquito durante el invierno, lo idóneo es exfoliar suavemente la piel una o dos veces antes de depilarse. Por ejemplo, la primera vez una semana antes y la segunda, en las 24 horas previas a la depilación. Y sin necesidad de recurrir a productos exfoliantes. Nada va a dejarte la piel más bonita y libre de impurezas que la clásica piedra pómez, un producto resistente, duradero y ciento por cien zero waste, de residuo cero.

Lo siguiente es hidratar, hidratar e hidratar. A diario, tras la ducha, y mejor con leche corporal que con crema. Ya os explicamos que la crema es más untuosa por su alto contenido en aceites, pero untuosa no es sinónimo de efectiva.

Reparada la piel, muy limpia y bien hidratada, tras una semana de pre-tratamiento, la depilación será más fácil y la piel no sufrirá daños. Aún así e independientemente del método de depilación utilizado, posteriormente habrá que calmar, limpiar e hidratar. Si usas nuestro tónico facial para el rostro, un buen truco es empapar un disco desmaquillante reutilizable y pasarlo suavemente (sin frotar) por la zona  recién depilada –además de limpiar y refrescar, la acción antiséptica y antimicrobiana de su camomila calmará y regenerará de forma muy rápida la piel–. 

Finalmente, aplicamos una leche corporal hidratante con efecto regenerador. Nuestra nueva Leche Corporal ecológica Hidratante y Regeneradora, restablecerá rápidamente el pH –ligeramente más ácido que el de la piel del rostro–, gracias a sus aceites naturales de aguacate y de semillas de jojoba, camomila y aloe vera. 

Piel morena, pero sana

Sol sí, sol no. El debate lleva abierto años y dado el recorrido, lejos parece de acabarse. Lo que es evidente es que cada año en España se detectan de media 6.000 nuevos casos de cáncer de piel relacionados directamente con la exposición solar. Pero al sol no debemos echarle la culpa, si somos nosotros los irresponsables que lo tomamos en exceso y sin proteger bien la piel.

Dos reglas básicas: no tomar nunca el sol en las horas centrales del día y usar siempre protectores solares con un factor de protección elevado. Estos protectores no sustituyen a nuestros tratamientos faciales y corporales, solo protegen del sol, por lo que para hidratar y calmar la piel continuaremos usando nuestros productos corporales habituales.

Además procuraremos beber mucho agua –en verano debemos incrementar nuestro consumo de agua hasta los 2,5 litros diarios– y en nuestra dieta, incluiremos alimentos ricos en vitaminas A, C, E, licopeno y betacaroteno.

Piérdele el miedo al bañador

Sin necesidad de recurrir a ningún tipo de tratamiento agresivo, nuestra piel ya estará radiante para lucir en verano. Aún así, puede que apreciemos todavía cierta flaccidez cutánea –por haber hecho vida demasiado sedentaria o, por ejemplo, porque nos hayamos perdido peso tras hacer dieta–. O al revés, quizás notemos la piel como demasiado compacta, dura al tacto e, incluso, algo edematosa.

Con un poco de constancia, que a fin de cuentas todavía queda tiempo hasta el verano, todos estos problemas pueden irse corrigiendo haciendo un poco de ejercicio, llevando una dieta equilibrada y cuidando la piel de forma que recupere tersura y firmeza. Toma nota y pon en práctica los consejos que te dimos el mes pasado para reducir la celulitis

…Y con todos estos trucos, este verano lucirás una piel bella y radiante. Además de fantástica figura y un expléndido buen humor… ¡Y sin esfuerzo!

Tu carrito
Right Menu Icon