Granitos estacionales o acné primaveral: qué es y cómo se combate

Belleza

7 Abr, 2021

Más horas de sol y temperaturas más altas. Las glándulas sebáceas se activan con el calor y el sudor, lo que mezclado con las impurezas y toxinas acumuladas durante el día, va obstruyendo los poros de la piel, propiciando la aparición de granos y espinillas. De este fenómeno, conocido como granitos estacionales o leve acné primaveral se libran pocas personas. Pero tiene fácil remedio. Hoy te explicamos cómo se combate. 

Atrás quedó el tiempo en que nuestras mamás nos hacían tomar baños de sol en la cara para mejorar la piel y secar los granitos. Efectivamente, el sol es uno de los mejores aliados de la salud física y mental. Mejora nuestro sistema inmune, la tensión arterial y regula la producción de hormonas, entre ellas la melatonina y la serotonina, actuando positivamente sobre nuestro estado de ánimo. Por supuesto, facilita que el organismo genere vitamina D, fundamental para el buen estado de nuestro organismo, incluida la piel. Pero…

…Efectivamente, hay un pero. Y bien desagradable para muchas personas a las que, de pronto, con el sol, se les llena la cara de granitos, pese a no tener problemas de acné.

Acné primaveral por el exceso de sebo y sudor fruto del calor

Esto ocurre porque, con el sol, llegan también las subidas de temperaturas. Y si bien el sol seca los granitos, el calor estimula las glándulas sudoríparas y sebáceas que producen sudor y sebo. Este proceso natural se produce con el único objetivo de crear un manto ácido que enfríe la piel y la proteja de los rayos ultravioletas. Pero al mezclarse este manto ácido natural con las propias impurezas de la piel más todas las toxinas que vamos acumulando a lo largo del día, nuestros poros se van obstruyendo, favoreciendo así que prosperen las bacterias y la aparición de granitos estacionales, también conocidos como acné primaveral.

Quién más quién menos, todos acabaremos peleándonos a lo largo de la primavera contra un “asqueroso” grano, o dos, o tres… ¡O no! Si ponéis en práctica estos 7 sencillos TIPS que, este año, os ayudarán a combatir esos molestos granitos estacionales.

  1. Para empezar, evita exfoliar la piel a menudo. Por más suave que sea tu exfoliante habitual, para poder eliminar las células muertas que obstruyen los poros, será lo suficientemente agresivo como para actuar en profundidad, corriendo el riesgo de provocar irritación y deshidratación que, en modo de rebote, activará todavía más la producción de sebo y sudor.
  2. Mantén la piel muy limpia, usando un tónico que no contenga alcoholes y que, además de limpiar, calme y equilibre el pH de tu piel. Recuerda que nuestro Tónico Facial Refrescante y Reparador, gracias a su alto contenido en hidrolato de lavanda, té verde y jengibre, tiene un alto efecto astringente, desinfectante y calmante. Al contener camomila en su composición, ejerce una acción antiséptica y antimicrobiana, neutralizando la proliferación de bacterias.
  3. Hidrata la piel con productos ligeros y no grasos que facilitan la oxigenación de la piel. Elige formulaciones a base de principios activos vegetales que, por su alta concentración en vitaminas y antioxidantes, restauran y fortalecen la barrera natural de la piel, manteniéndola en un grado de hidratación óptimo, evitando la proliferación de células muertas. Los aceites esenciales vegetales son, además, aceites “secos” y no comedogénicos –que no obstruyen los poros, evitando granitos, espinillas o comedones, de ahí su nombre–.
  4. Bebe mucho agua para que cuerpo y piel se mantengan hidratados. Es la mejor y más sencilla receta que te recomendaremos siempre para mantener la piel luminosa, desintoxicada, fuerte y sana.
  5. Lávate las manos muy a menudo y, por supuesto, evita tocarte la cara.
  6. No hagas pereza y sé constante en las rutinas de belleza diaria. Recuerda que por la mañana hidratamos y por la noche, nutrimos para estimular el flujo sanguíneo y aumentar la oxigenación de la piel. Así equilibramos también la producción de sebo y evitamos la aparición de granos estacionales. Asegúrate de sacarle todo el partido a tu crema hidratante, usándola de la manera más eficaz posible.

Y por supuesto, no renuncies al sol. Eso sí, tómalo usando siempre fotoprotector. Como los protectores solares en general resultan muy oclusivos para la piel, opta mejor por sprays o brumas que, además, refrescan y dejan un acabado seco e invisible.

Tu carrito
Right Menu Icon