Crema hidratante UANA: Rutina de belleza para el buen tiempo

Belleza, Cosmética natural

10 Mar, 2021

La piel se muestra diferente según la época del año. Por eso es importante adaptar una rutina de belleza a cada estación. Ello no significa que haya que cambiar de crema. Lo importante es asegurarnos de saber sacarle todo su partido a nuestra hidratante habitual, usándola de la manera más eficaz. Hoy te proponemos unos trucos para obtener el máximo provecho a tu crema hidratante UANA. Pon en práctica este “manual de uso avanzado” de cara al buen tiempo  y… ¡Deslumbra!

1. Crema Facial Hidratante UANA Cosmética como comienzo de una rutina de belleza.

Es evidente que para poder lucir una piel radiante lo primero es elegir una buena crema facial hidratante. Y nosotros, por supuesto, te recomendamos nuestra Crema Facial Hidratante Antioxidante y Revitalizante, dada su innovadora fórmula a base de ingredientes naturales que combinan la acción de hidratación con un potente efecto regenerador cutáneo que neutraliza la oxidación de los radicales libres, devolviendo luminosidad y tersura a la piel. 

2. Antes de hidratar, primero limpiar

No es necesario extenderse mucho en este aspecto, ya sabes lo mucho que insistimos en que hidratar por sí mismo no es suficiente y en que la crema facial no deja de ser un producto más dentro de nuestra rutina de belleza diaria. Lo fundamental y primer paso es limpiar con el tónico para eliminar impurezas, toxinas y restos de maquillaje y regular así el pH natural de la piel. Solo a continuación, se puede y debe hidratar

Nuestro consejo es usar sérum –por su alta concentración en principios activos y su capacidad de actuar más profundamente–, contorno de ojos –con formulación específica para esta zona tan delicada– y crema facial, por este orden. Pero si continúas resistiéndote a usar más productos específicos que la propia hidratante, vamos a garantizar al menos que te beneficies de todas sus propiedades. 

 3. Hidratamos 2 veces al día: por la mañana y por la noche

Debe ser por esa costumbre tan extendida de que “cuánto más, mejor”, que solemos usar demasiado producto pensando que así aumentarán los efectos. Y el resultado es todo lo contrario: a más crema, más brillos y más obstrucción de poros. Lo idóneo es poquita crema por el día y otra vez poquita crema por la noche. Por la mañana, con la función de hidratar y proteger contra factores externos y por la noche, con el objetivo de, más allá de hidratar, NUTRIR, beneficiándonos de la acción antioxidante y regeneradora del producto mientras descansamos durante las horas de sueño. 

4. Por la mañana, hidratación en frío

Muchos maquilladores y esteticistas llevan sus mini-neveras para mantener sus cosméticos favoritos en frío y así, aplicados a bajas temperaturas, potenciar su efecto antiinflamatorio y refrescante. El “efecto frío” revitaliza y activa la circulación sanguínea, tensando la piel. Además, cierra los poros y descongestiona el rostro, efecto muy beneficioso y de agradecer nada más levantarnos.

En primavera y en verano es muy efectivo guardar la crema facial hidratante en la nevera –separada del resto de alimentos, por supuesto– o, como hacen algunos especialistas, meterla en el congelador unos minutos antes de aplicarla (A riesgo de que se te olvide “congelar” a horas tan tempranas, nuestro consejo es que guardes la crema en la nevera por la noche, después de su uso).

Este truco es muy bueno también, según van subiendo las temperaturas, para el resto de cosméticos que usas en tu rutina de belleza diaria –tónico, sérum y contorno de ojos–. 

5. Por la noche, un automasaje facial corto de 2 minutos

El tiempo es oro, somos conscientes, pero entre 100 y 120 segundos son suficientes para relajar los músculos de la cara, tensos fruto del estrés del día, y lo que es más importante, para estimular el flujo sanguíneo y aumentar la oxigenación de la piel, de forma que la combinación de principios naturales de la crema facial hidratante penetre aún más profundamente, dejando la piel brillante, luminosa, fresca y aterciopelada.

Los movimientos del automasaje facial corto son muy sencillos. Pon una pequeña cantidad de tu crema facial en frente, nariz, pómulos y barbilla y extiende con movimientos horizontales muy, muy suaves –sin apretar la piel– y lentos, siempre en dirección a las orejas. Alterna con movimientos ondulantes, lo que se llama efecto olas, o circulares. ¡Recuerda, 2 minutos!  

 6. Mascarilla con la propia crema facial, los domingos

Recomendamos el domingo solo porque, por ser el día que más relajados solemos estar, se ha convertido en el predilecto de las mascarillas. Y si #DomingoDeMascarilla es tendencia en Instagram cada semana, los usuarios UANA no vamos a ser menos beauty que el resto. Mascarilla facial, por tanto, el domingo. Pero sin necesidad de recurrir a un producto específico, con la propia Crema Facial Hidratante Antioxidante y Revitalizante.

Aplicada como mascarilla, los principios activos de nuestra crema hidratante –aceite de oliva, jengibre, semilla de uva y té verde–, al ser totalmente naturales, sin aditivos ni químicos, aportan al rostro nutrientes esenciales que favorecen la conservación de la membrana celular de la piel, evitando su envejecimiento prematuro y restaurando su firmeza y elasticidad. Deja actuar la mascarilla entre diez y quince minutos y retira con discos desmaquillantes reutilizables.

Tu carrito
Right Menu Icon