Tomate, el mejor booster natural de belleza

Belleza

18 Nov, 2020

Booster, por un lado, y licopeno, por otro… Seguro que has oído hablar de ambas cosas. Y con razón, porque ambos han sido el centro de decenas de artículos en 2020. Los boosters, como activadores o potenciadores de belleza inmediata, capaces de acelerar los resultados de las cremas cosméticas. Y el licopeno, debido al lanzamiento de un aceite facial antioxidante elaborado y comercializado por una importante cadena de supermercados.

El licopeno de este aceite facial antioxidante se extrae de tomates de Extremadura –a razón de 20.000 kilos de tomates para conseguir 1 kilo de licopeno–. Ya de por sí, la cifra espanta. ¿De verdad es necesario este derroche de tomates para beneficiarnos de los efectos antiedad y antioxidantes del licopeno? En UANA Cosmética nuestra respuesta es rotunda: NO. Mejor comernos el tomate, el mejor booster natural de belleza. 

¿Qué es el licopeno?

El licopeno es un carotenoide que se encuentra en la Naturaleza como pigmento natural liposoluble del color rojo y naranja de frutas y hortalizas. Está en el pimiento rojo, en la sandía, en los albaricoques, pero fundamentalmente en el tomate, alimento bajo en calorías y en grasas y muy rico en fibras y proteínas vegetales, en vitaminas A, C y E y potasio.

Sus propiedades son múltiples, pero la más importante es su enorme poder antioxidante capaz de neutralizar los radicales libres. A nivel piel, la acción antioxidante del licopeno supone más hidratación, tono y luminosidad, retraso del envejecimiento y alta protección frente a la exposición a los rayos UV. Es el complemento ideal de todos los tratamientos de belleza, un auténtico potenciador y activador. Como te decíamos, el mejor booster natural.

Su efecto antiedad y antioxidante se logra solo a través de la dieta

Pero pensar que si aplicamos un aceite de licopeno conseguiremos un efecto antiedad y antioxidante es un error. Lograremos hidratación, al ser muy emoliente, que es una buena forma de cuidar la piel, pero sin ninguna acción antiradicales libres. 

Porque para beneficiarnos de las propiedades del licopeno tenemos que ingerirlo e incorporarlo, por absorción intestinal, a nuestro organismo. Solo así el licopeno puede actuar como un potente antioxidante neutralizador de los radicales libres, atenuando el envejecimiento de nuestras células incluidas, por supuesto, las de la delicada piel de nuestro rostro. 

El licopeno es el principal componente activo del tomate (en salsa, mejor que en crudo)

De todas las frutas y hortalizas a nuestra disposición, el tomate es la fuente principal de licopeno (80-90%). Normalmente, los tomates contienen de 3 a 5 mg. de licopeno por 100 gramos de producto crudo. Y aunque aún existe cierta controversia científica en cuanto a la cantidad de licopeno necesaria para beneficiarse de sus propiedades, la recomendación media es de 35 mg/día, es decir, de 700 a 1.000 gr. de tomate crudo. Es mucho tomate al día, sí, pero esta información tiene segunda parte. 

Estas proporciones de licopeno por gramos de producto se deben a que este carotenoide no se libera bien y es mal absorbido durante la digestión si se consume en crudo. Sin embargo, procesado mediante calor, rompe sus paredes celulares, aumentando su biodisponibilidad. Significa esto que una salsa de tomate cocinada contiene concentraciones de licopeno hasta 10 veces mayores que la misma cantidad de tomate crudo. Cocinado el tomate, el licopeno se concentra. Es decir, que 100 gr. de salsa de tomate incorporada a nuestra receta de pasta, arroz o verduras sería suficiente para alcanzar la dosis diaria recomendada y que nuestra piel luzca hidratada, actuando así contra su envejecimiento celular.

Así que ya sabes: ¡tomate!

No vas a encontrar en el mercado ningún booster de belleza ni tan efectivo ni tan natural. Ni que combine tan bien con la cosmética ecológica y natural de UANA Cosmética.

Ni por supuesto, ¡tan barato!

Tu carrito
Right Menu Icon