Aceite de macadamia, tu aliado antiedad más natural, ecológico y sostenible

Principios activos

27 Ene, 2021

Rico en oligoelementos, vitaminas del grupo B y proteínas que contribuyen a la regeneración celular, el aceite de macadamia previene contra los efectos del envejecimiento cutáneo y difumina sus huellas. ¡Sus propiedades antioxidantes y antienvejecimiento realmente funcionan! Por si esto fuera poco, la reforestación con árboles de macadamia está contribuyendo a la recuperación de prácticas agrícolas sostenibles en amplias zonas del planeta. Si ya has cumplido los 30, tenlo claro: el aceite de macadamia es tu aliado antiedad más natural, ecológico y sostenible. 

¿Qué es la macadamia?

La macadamia es el fruto de un árbol originario de Australia, cuyas nueces –que más que nueces parecen avellanas–, comían los aborígenes australianos. Ellos llamaban a este exquisito fruto seco “kindal kindal”, pero quedó rebautizado como “macadamia” por el botánico Ferdinand Van Miller, tras su descubrimiento en 1856. En Europa no se conoció hasta bien entrado el siglo XX, cuando su cultivo saltó de Australia a Hawái. De allí volvió a saltar a Sudáfrica –hoy el mayor productor mundial de macadamia– y finalmente a América Latina y Caribe, dentro de programas internacionales de reforestación y agricultura sostenible que están ayudando a muchas comunidades rurales a obtener ingresos extras para mejorar sus infraestructuras, educación y salud.

El aceite de macadamia se obtiene mediante prensado en frío de las nueces de macadamia –que también se conocen como nueces australianas–, un fruto seco exquisito –¡y carísimo!– que crece en forma de racimo en el árbol del mismo nombre. Como el resto de los frutos secos, en crudo, las nueces de macadamia son muy nutritivas y saludables, además de muy habituales en dietas veganas, vegetarianas y para deportistas. Los usos del aceite de macadamia son múltiples: en cocina, se usa frecuentemente en repostería; en medicina natural, para el tratamiento de quemaduras y como antiestrías para embarazadas; y en cosmética, como un potente humectante, hidratante y antioxidante, que penetra en la piel muy rápidamente, devolviéndole firmeza y elasticidad.  

Las infinitas propiedades y beneficios del aceite de macadamia para la piel

Las propiedades y beneficios del aceite de macadamia para nuestro rostro son tantísimas que lo mejor es enumerarlas: 

  1. Es muy rico en vitaminas del grupo B –B1, B2, B3, B6, B7, B9 y B12–, imprescindibles para el mantenimiento de una piel joven y saludable. El ácido fólico de la vitamina B9 del aceite de macadamia activa la renovación celular reforzando la piel, principalmente en aquellos casos en que empieza a mostrar debilidad y deterioro. Además, la vitamina B9 es imprescindible para que, junto con la vitamina C, las proteínas actúen sobre los tejidos, contribuyendo a que nuestro rostro luzca un aspecto joven y saludable. Las propiedades antioxidantes de la vitamina B3, por su parte, unifican los tonos y  contribuyen al mantenimiento de una buena hidratación. El aceite de macadamia protege, rehidrata, tonifica, previene contra las manchas y nos devuelve la elasticidad que nuestra piel necesita. 
  2.   Como todos los aceites vegetales, el aceite de macadamia es muy rico en vitamina E, la famosa vitamina la eterna juventud, gracias a su potente efecto contra los radicales libres, su capacidad para aumentar la producción de colágeno y ralentizar así la aparición de las arrugas. La vitamina E, además, mejora la microcirculación cutánea, posee propiedades antiinflamatorias y protectoras contra los rayos UV y, junto a las vitaminas B, tiene una enorme capacidad de regeneración epidérmica, incluso en las capas más profundas de la piel.
  3.   El aceite de macadamia también es rico en oligoelementos como el potasio, que hidrata; el sodio, que junto al cobre, facilita que la piel mantenga su elasticidad; el selenio, que protege contra los rayos UV; o el zinc, que rejuvenece. Gracias a su acción, la piel recupera elasticidad y tersura.
  4.   Finalmente, el aceite de macadamia contiene ácidos grasos palmitoleico (omega 7) y oleico (omega 9), fundamentales para nutrir e hidratar la piel seca,  sensible y envejecida, además de aliviar tiranteces, picores e irritaciones por la pérdida transepidérmica de agua.  

 

Gama facial de UANA Cosmética con aceite de macadamia

En UANA Cosmética, el aceite de macadamia es uno de los ingredientes fundamentales de dos de nuestros productos estrella de la gama facial:

Crema Facial Reafirmante y Reparadora

Rejuvenece al instante, gracias al aceite de macadamia y el aceite de oliva, que neutralizan los radicales libres, facilitan la regeneración celular cutánea, todo ello con un potente poder hidratante, calmante y antioxidante. La piel se muestra firme y radiante, sin dejar sensación grasa, protegida de los agentes internos y externos que la hacen envejecer.

Sérum Facial Reafirmante y Antioxidante

Además del aceite de macadamia, contiene extracto de guisante y aceite de zanahoria, aportando ese extra de hidratación que la piel necesita y potenciando el efecto reafirmante de las cremas hidratante o antiedad. Elixir de juventud con auténtico efecto booster, mima la piel, frena el envejecimiento prematuro y devuelve al rostro la belleza, elasticidad y firmeza que todos y todas anhelamos.

Tu carrito
Right Menu Icon