Aceite de Malvavisco, el mejor Aftersun de tu crema hidratante

Principios activos

29 Jun, 2021

En verano, tras la exposición al sol, es imprescindible rehidratar la piel y repararla. Para ello se inventaron los famosos “aftersun”, que refrescan, hidratan y nutren la piel, calmando si ha habido quemaduras. A nivel corporal, el aloe vera es el ingrediente activo más famoso para enfrentarse a las quemaduras. Pero a nivel facial es el aceite de malvavisco el mejor aftersun que podrás encontrar en una crema hidratante. Y hoy te contamos todos tus secretos.

No hay un entusiasta de botánica o de cosmética natural, cada día más primas hermanas, que no conozca la malva. O al que se denomina como hermano mayor, el malvavisco, altea, bismalva o hierba cañamera, un precioso arbusto vivaz, muy frecuente en tierras mediterráneas, con unas impresionantes flores de color muy vivo, que ni son blancas, ni rosas, ni púrpuras, sencillamente son malvas.

Del malvavisco se aprovecha todo, ahora y desde antiguo, sus raíces, sus hojas y sus flores, y aunque su cultivo, a día de hoy, es muy importante en Bulgaria, Rusia, Croacia, Eslovenia, Serbia, Hungría y Bélgica, malvaviscos crecen en toda Europa, en jardines o silvestres, desde los tiempos en que Carlomagno, el denominado “padre” de Europa, ordenó por ley su cultivo allá por el siglo IX de nuestra era. Hasta entonces no se conocía tanto como malvavisco, sino como altea, procedente del griego “Althaea”, que significa curar. De ahí su nombre científico, Althaea Officinalis, y su INCI en cosmética, Althaea Officinales Root Extract, al ser su uso en cosmética natural, proveniente de su aceite obtenido del extracto de sus raíces (“Root Extrac”).

¿Por qué es tan importante el malvavisco en cosmética natural?

Las propiedades medicinales del malvavisco son muy famosas, de hecho es uno de los más poderosos antitusígenos que nos ha regalado la Naturaleza. También se habla mucho de sus propiedades mágicas, siendo muy común que en las casas siempre hubiera malvaviscos para ahuyentar los malos augurios. Hasta en cocina es popular, siendo unas bases de la moderna confitería. Las famosas nubes, esas chuches que alguna vez hemos comido todos, en Latinoamérica siguen llamándose “malvaviscos” porque, aunque en la actualidad no contengan nada ya procedente de esta planta, antes se aromatizaban con su raíz.

Pero ¿por qué es tan importante el malvavisco en cosmética natural? Pues nada más y nada menos que por su riqueza en mucílagos. Los mucílagos son un tipo de fibra soluble de naturaleza viscosa que protege a las plantas de muchas maneras y en el caso del malvavisco favorece que sus raíces se desarrollen bien en todo tipo de tierra. En el cuerpo humano son muy beneficiosos para la salud en general, especialmente para regular las tareas de los intestinos y controlar los niveles de colesterol y azúcar en sangre. Pero por vía tópica, los mucílagos también poseen propiedades muy efectivas y recomendables, gracias a su potentísima acción demulcente o de acción de protección local, que le permite adherirse a la piel, hidratando en profundidad, flexibilizando y protegiendo, descongestionando inflamaciones y reduciendo el dolor que éstas últimas producen.

En cosmética natural, el aceite de malvavisco obtenido por extracto de sus raíces se recomienda en el caso de irritaciones, eccemas y quemaduras, usándose como principio activo de cremas hidratantes como emoliente y reparador de la piel. Calma las pieles sensibles, es un fantástico aliado de la piel madura y alivia las quemaduras del sol, siendo el mejor aftersun natural que nos ofrece la Naturaleza. Su naturaleza viscosa, actúa como escudo protector, creando un película sobre la piel que la previene de partículas contaminantes, evitando así la obstrucción de los poros y facilitando que la piel respire, al tiempo que conserva su grado óptimo de hidratación. Toda esta acción combinada facilita que mejore el aspecto de nuestro rostro, al cuidar, hidratar y reparar, dejando una sensación muy refrescante y, en verano, un color o bronceado más bonito, juvenil, brillante y luminoso.

Aceite de malvavisco en la crema hidratante de UANA Cosmética

El aceite de malvavisco es uno principios activos de nuestra Crema Hidratante Antioxidante y Revitalizante, que combina la acción de hidratación con un potente efecto regenerador cutáneo que neutraliza la oxidación de los radicales libres, devolviendo luminosidad y tersura a la piel. Con nuestra crema hidratante, tu piel estará protegida, incluso en verano, cuando se pasa más tiempo al sol, evitando la sequedad y la rigidez de las fibras de colágeno y elastina. Aplicada después de una larga exposición a los rayos solares, con la piel limpia, refresca y reduce la vasodilatación producida por el exceso de calor, sin dejar sensación pegajosa, aunque en su composición contenga una gran cantidad de lípidos en forma de aceites.

Es precisamente uno de estos aceites, el de malvavisco, el que durante estos meses de calor, por su calmante, anti-inflamatorio y refrescante, el que más te ayudará a reparar los daños de los rayos ultravioletas, actuando como nutriente con capacidad de revitalizar la piel en profundidad sin que los efectos del sol o bronceado, te den el aspecto de rostro seco o acartonado. 

Un truco que ya hemos recomendado en otras ocasiones y que en estas fechas casi se convierte en un mandamiento es conservar tus tratamientos faciales en la nevera. Si tras un día de playa o de piscina, y tras la ducha, el ritual de limpiar e hidratar lo haces con tus productos fresquitos, aliviarás en unos segundos la sensación de calor, tu piel volverá a estar flexible y rehidratada, y considerablemente más bella y joven. ¡Haz la prueba!

Tu carrito
Right Menu Icon